Estamos atados a este sistema de mierda, que nos aleja cada vez más de lo terrenal y nos vuelve miserables, analfabetos de la vida vagamos por ella sin sentido detrás de lo material, anestesiados 2.0, entregando nuestro tiempo en mirar tonterías hasta el hartazgo.

Ya no levantamos la cabeza ni para caminar, lo que aparece en minúscula pantalla es de vida o muerte. Entramos a los sitios sin saludar y sin importarnos más que uno mismo. El respeto es una palabra ha caído en picado en el mercado de valores. Y lo peor de todo es que vamos a peor, es un poder superior que nos abduce y nos vuelve desapasionados, aniquilando nuestra esencia en su beneficio.

Desde niños somos la materia prima que sirve para alimentarlo, nos etiquetan y embalan siendo carne adolescente, nos cocina a fuego lento en nuestra adultez para alimentar a su selecto grupo de alimañas, los restos deambularan sin voz por el resto de nuestros días.

Compartir
Entrada anteriorUn viaje musicalmente inesperado
Entrada siguienteLa calle del Amor

Bloguero a tiempo parcial, las “Notas de Unit” es el lugar donde exploro sensaciones a través de las palabras.

2 Comentarios

  1. Ale:
    Realmente me has conmovido con tú apreciación del "Sistema", estamos inmersos en un rulo que me recuerda a una vieja y trillada frase que dice: "Paren el mundo, me quiero bajar!!!"
    Muy buena reflexión, si me permites, la comparto.
    Un abrazo a la distancia mi estimado.

Deja tu comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here