La ausencia de color me trajo hasta ti, eres pequeña, cosmopolita y bella. Tus playas no discriminan por raza, da lo mismo ser un alemán que un labrador. Se respira arte entre el blanco de tus calles, el Castillo desprende cultura y los bares mundo.

La noche joven se embriaga de vos hasta la resaca mañanera, mientras las barcas zarpan en busca de la vianda. Revitalizas tus endorfinas con las actividades físicas que compartes y te hacen ver aún más reluciente.

No hay edades afuera, estamos todos dentro conviviendo sin darnos cuenta lo afortunados que somos de ser parte de vos. A los ojos de los turistas eres linda, a los míos Fuengirola eres encantadora y fascinante.

Compartir
Entrada anteriorUn término especial
Entrada siguienteSin remedio
Bloguero a tiempo parcial, las "Notas de Unit" es el lugar donde exploro sensaciones a través de las palabras.

Deja tu comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here