Venía de abandonar la secundaria casi cerrando el segundo curso, un cóctel de motivos se unieron para ello y ahora no es momento de repasarlos, me mudé del turno matutino al nocturno, en "el Rancho de Avellaneda", la mejor decisión que pude haber tomado.   Recuerdo que no llegábamos a veinte alumnos, de vidas distintas, de barrios distintos y de edades...
Un pibe cualquiera, de un barrio del montón, caminaba por una de las calles de Avellaneda, deambulaba sin rumbo y herido de amor. El pobre pensaba, que era la persona más desdichada del planeta. El estanque de emociones se desbordo a través de sus ojos y la noche encubría su rostro de las miradas ajenas. Desde lo más profundo...
Una hoja en blanco espera impaciente ser inmortalizada, no quiere ser un folio más, pretende humildemente hacer historia. Espera en fila junto a otras cuatrocientas iguales, un ejército al servicio del escritor. Al fin la resma entra en combate, de reojo divisa como las primeras compañeras acaban abatidas en la papelera, un segundo grupo parece alcanzar el objetivo, cuando...
-La mina esta, laaa…. Pizarnik, ¡esa sí que escribía en negro loco!, el Cortázar esté, intentaba ayudarla con sus cartas. -Pero fue al pedo chabón, la loca esta se mató igual ¡mal loco! Palabras robadas a dos jóvenes en un recital de Rock. La literatura en toda su expresión.
Querido Leo:                                        Tus palabras han abierto un sentimiento único, solo haber logrado esta conexión contigo a través de mis textos es suficiente premio para mí. Al ver que te quedaste hasta las tantas, para describirme de manera genial lo que sentís...
Me levanto legañoso, preparo mi cortado mañanero en la Tassimo bordo, mientras Tom y Fionna me saludan exigiéndome comida, me persiguen hasta que les lleno el cuenco con el pienso para gatos. Me siento y reviso las portadas de los periódicos en cinco pulgadas, más de lo mismo. Pronostican lluvia, así que seguro trabajamos dentro, la construcción te consume lentamente...
Entre impaciente y excitada vivo esperándote, sé que soy una negrita de la calle, pero cuando estoy contigo me siento la reina de una fiesta. Los trenes pasan, la gente pasa y los días pasan sin más, hasta que tu apareces. Eres la música de mi alma, la calidez que nunca tuve, conectamos desde el primer día y desde ahí...
Un gran charco me separa de ti, aunque una década se esfumó te sigo queriendo, es extraño, te amo y te odio a la vez. Nuestra relación se resquebrajo por algún sitio y tomé la decisión de marcharme, solo recibí un silencio como respuesta. La separación fue lacerante y el tiempo se encargó de ocultar el duelo. Cuando tu nombre...
Rufino escapaba, corría entre la multitud de pasajeros de la estación de trenes de Constitución, en sus bolsillos llevaba unos papeles tintados por el estado, un mes de esfuerzo al sol para llevar la comida a casa y no iba a dejar que esos dos hijos de puta que le perseguían se quedaran con el sustento de sus hijos. ...
Un día de penumbras, el aire deambulaba por otro lado y lo echaba en falta, un decorado perfecto para ella. No se hacía rogar, al primer atisbo de hundimiento emocional aparecería imponente con su martillo mental, solo quedaría agachar la cabeza y recibir angustia. Depresión la llaman, se camufla en la tristeza como un troyano, propagando melancolía en cada uno...