Inicio Personal Un viaje musicalmente inesperado

Un viaje musicalmente inesperado

Autor

Fecha

Categoría

Los auriculares Sony son para mí un hilo conductor al sentir, hay canciones que en determinados momentos de nuestra existencia nos transportan al mundo de las sensaciones, pueden ser de alegría, éxtasis, nostalgia, tristeza o cualquier adjetivo perteneciente al grupo emocional.

Hoy es un día de bajón y encima descubro una pieza hiriente, “Esquimal” de Adicta. Al sonar los primeros acordes me voy sumergiendo al mar de las inseguridades, cuando la voz de Toto entra por mis oídos, cierro los ojos y me dejo arrastrar hacia las profundidades, cada palabra repercute en mi pecho y la respiración se torna difícil. Al llegar el estribillo el hacha divide mi cuerpo de mi alma, ya no se pertenecen son dos entidades distintas y lo percibo.

La canción avanza con crudeza hacia un desenlace tortuoso, me siento más liviano y al abrir los ojos veo mi figura alejándose mientras floto en estas aguas pasionales sin el peso de mi carne.

Artículo anteriorLa vida esta para vivirla
Artículo siguienteDespertar del letargo

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Alejandro Basualdo

Notas de Unit es un blog-ensayo personal, donde encontrarás escritos, relatos cortos y otras obras pertenecientes a Alejandro Basualdo.

Relatos recientes

La silenciosa

Las sabias bocas del pueblo habían dado su veredicto, la silenciosa no estaba cuerda y era una amenaza latente. Estas le impusieron una orden...

Amor de Calle: Una noche agitada

El bondi se escapaba entre la negrura de la noche, las náuseas hicieron desbordar en cómodas cuotas un líquido ácido por su boca, el...

Amor de calle, presentación

Es el día del trabajador y llueve, una jornada ideal para lanzar: “Amor de calle”. Una historia en donde Laura y Juan son los protagonistas,...

Esencia

Siento ganas de salir, alejarme antes que este mundo me devore, partir hacia la nada, donde encontrarme con mi esencia, sin ninguna capa de...

Las féminas

Caminaban en fila, tenían prohibido levantar la vista, solo podían ver el suelo, las reglas del miedo, el mundo se había ido al carajo...

Comentarios recientes